Más de 460 kilómetros de acontecimientos en el campo de tensión entre tradición y tendencia

460 km de puro romanticismo

La Ruta Romántica es única en su género: es la vía vacacional número 1 y más antigua de Alemania y la más popular a nivel internacional. Marca de más de 460 kilómetros de acontecimientos.

Alternativa clásica a la autopista de norte a sur y viceversa. Compensación del estrés cotidiano. En coche, en bicicleta, en autobús o a pie, como excursionista de un día, turista de fin de semana, vacacionista de corta duración o viajero en busca de huellas: en 29 ciudades entre el Meno y los Alpes, los castillos de ensueño del rey de los cuentos en Schwangau y el esplendor barroco de la Residencia de Wurzburgo, se pueden "experimentar" 3.000 años de historia alemana y europea a toda velocidad.
El colorido retablo de la Ruta Romántica fue marcado por los celtas, los romanos y los carolingios, la Edad Media, el Renacimiento, el Barroco y el Rococó, el Biedermeier, el Periodo de la Fundación y la actualidad. Los nobles, caballeros y potentados gobernaban en poderosos castillos y magníficos palacios como los de Bad Mergentheim, Weikersheim o Röttingen, Schillingsfürst, Wallerstein o Harburg. Ciudadanos acaudalados, comerciantes de mucho viaje y hábiles artesanos animaron las ciudades medievales de entramado de madera con puertas, torres y murallas como Tauberbischofsheim, Lauda-Königshofen, Creglingen, Rothenburg ob der Tauber, Feuchtwangen, Dinkelsbühl, Nördlingen o Donauwörth y Rain, Augsburgo con su mundialmente famosa Fuggerei, Friedberg o Landsberg am Lech.
Matthias Grünewald, Tilman Riemenschneider y Veit Stoß, los hermanos Asamund Zimmermann, Neumann y Tiepolo crearon el arte mundial. El punto culminante del rococó magistral es la Wieskirche, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Está enclavada en el paisaje suavemente ondulado del Pfaffenwinkel, la "tierra de los monjes, los artistas y los campesinos", un paisaje cultural floreciente y de maravillosa belleza natural con sus pintorescos pueblos y ciudadelas como Hohenfurch, Schongau, Peiting, Rottenbuch, Wildsteig y Steingaden. Las huellas de cada época son inconfundibles y dejan impresiones inolvidables en armonía con la encantadora naturaleza.